ORACIONES A LA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA

ORACION DE CONSAGRACION

Postrado ante vuestro acatamiento, ¡Oh Virgen de la Medalla Milagrosa!, y después de saludaros en el augusto misterio de vuestra concepción sin mancha, os elijo, desde ahora para siempre, por mi Madre, Abogada, Reina y Señora de todas mis acciones y Protectora ante la majestad de Dios. Yo os prometo, portar proclamar y difundir siempre tu Santa Medalla Virgen purísima, no olvidaros jamás,  promover en los que me rodean vuestro amor. Recíbeme, Madre tierna, desde este momento y sed para mí el refugio en esta vida y el sostén a la hora de la muerte.  Tú que te manifestaste a Santa Catalina Laboure como mediadora de todas las gracias atiende mi plegaria.  En tus manos maternales dejo todos mis intereses espirituales y temporales y te confío en particular  la gracia que me atrevo implorar de tu bondad (se hace la petición).

Para que la encomiendes a tu Divino hijo y le ruegues concedérmela si es conforme a tu voluntad y ha de ser para bien de mi alma. Eleva tus manos al Señor y vuélvelas luego hacia mí Virgen Poderosa: envuélveme en los rayos de tus  gracias  Para que a la luz y el calor de esos rayos me vaya desapegando de las cosas terrenas y pueda marchar con gozo en tu seguimiento hasta el día en que bondadosa me acojas en las puertas del cielo. Mientras tanto, te entrego y consagro plenamente como propiedad tuya  mi cuerpo y mi alma, mi mente mi espíritu,  potencias, sentidos, entendimiento, corazón y vida, dejándote el pleno derecho de disponer sobre mi  y sobre todos los míos, sin exceptuar nada, conforme a tu beneplácito, para la mayor gloria de Dios por el tiempo y toda la eternidad. Amén. Gloria la Padre…….

ORACIONES DE GRAN PODER A LA  VIRGEN MARIA
PARA OBTENER UNA GRACIA ESPECIAL

¡Oh María, consuelo de cuantos os invocan!. Escuchad benigna la confiada oración que en mi necesidad elevo al trono de vuestra misericordia. ¿A quién podré recurrir mejor que a Vos, Virgen bendita, que sólo respiráis dignidad y clemencia, que dueña de todos los bienes de Dios, sólo pensáis en difundirlos en torno vuestro? Sed pues mi amparo, mi esperanza en esta ocasión; y ya que devotamente pende de mi cuello la Medalla Milagrosa, prenda inestimable de vuestro amor, concededme, Madre Inmaculada, concededme la gracia que con tanta insistencia os pido.

PARA OBTENER LA CONVERSIÓN DE UN PECADOR

¡Oh Virgen Inmaculada, verdadera escala por donde pueden los pecadores llegar al reino de Dios! Mostraos tal en la conversión de este infeliz que eficazmente encomendamos a vuestro patrocinio; iluminad su inteligencia con los rayos de luz divina que proyecta vuestra Medalla, para que conozca la vida peligrosa que arrastra, la inmensa desventura en que vive alejado de Dios y el terrible castigo que le espera; y, sobre todo, dejad sentir vuestra influencia sobre su corazón para que llore la ingratitud con que mira a Dios, su Padre amoroso, y a Vos, su tierna y cariñosa Madre. Tendedle vuestra mano ¡oh Virgen Purísima! arrancadle del cautiverio del pecado, sacadle de las tinieblas en que yace y conducidle al reino de la luz, de la paz y de la divina gracia.

PARA OBTENER LA CURACIÓN DE UN ENFERMO

¡Oh María, sin pecado concebida, cuya inmensa bondad y tierna misericordia no excluye el alivio de este amargo fruto de la culpa que se llama enfermedad de la cual es con frecuencia víctima nuestro miserable cuerpo! ¡Oh Madre piadosa, a quien la Iglesia llama confiada ¡Salud de los enfermos! Aquí me tenéis implorando vuestro favor. Lo que tantos afligidos obtenían por la palabra de vuestro Hijo Jesús, obténgalo este querido enfermo, que os recomiendo, mediante la aplicación de vuestra Medalla. Que su eficacia, tantas veces probada y reconocida en todo el mundo, se manifieste una vez más: para que cuantos seamos testigos de este nuevo favor vuestro, podamos exclamar agradecidos: La Medalla Milagrosa le ha curado.

PARA DAR GRACIAS POR UN FAVOR RECIBIDO

¡Oh dulce y gloriosísima Virgen María! He dirigido mis humildes súplicas a vuestro trono, y he conocido por experiencia que nunca se os invoca en vano; que vuestros ojos miran complacidos a quien en vuestra presencia se postra; que vuestros oídos están atentos a nuestras plegarias; que vuestras manos vierten bendiciones a torrentes sobre el mundo entero, y en particular sobre los que llevan con confianza la Medalla Milagrosa. ¿Cómo pagaros, Madre Inmaculada, tanto favor? De ningún modo mejor que proclamando vuestra bondad y difundiendo por todas partes vuestra bendita Medalla, como me propongo hacerlo desde este día en testimonio de mi agradecimiento y de mi amor. Dadme gracia, Madre mía, para llevarlo a cabo.

REVELACION ACERCA DEL SIGNIFICADO DE LAS ESCARCHAS


EN ESTOS TIEMPOS EN QUE LOS HOMBRES SE SIENTEN SATISFECHOS  Y ALEJADOS DE AQUELLO QUE LOS ORIENTA Y MANTIENE, QUE ES MI HIJO EL SEÑOR, QUIERO MANIFESTAR DE LA MANERA MÁS HUMILDE, LOS MENSAJES QUE QUIERO ENTREGARLES Y MANIFESTARLES, EL SIGNIFICADO DEL COLOR DE LAS ESCARCHAS:
Es mi corazón el que les anuncia la protección que ejerzo, sobre los hijos de la luz, aquellos que han sido comprados por la sangre de mi hijo. Por eso la oración, el sacrificio, la penitencia y la reconciliación, son las armas con las cuales van a combatir  en las grandes batallas contra el maligno.    

  

Aquí están los significados del color de mis regalos (escarchas).

1. Plateadas: te muestro la magnanimidad de mi corazón, la grandeza de mi amor hacia ti, pídeme lo que deseas que serás escuchado. Te pido el santo rosario como alabanza al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.


2. Doradas: Te anuncio que me inclino hacia los débiles y no los desamparo. Voy a sanar  con la aprobación de mi Hijo el Señor Dios, lo que me has pedido; algo espiritual, físico, sicológico o moral.


3.  Azules: Te anuncio mi cercanía, estoy contigo estoy presente, se las doy a mis niños en señal de protección y bendición. Haz en tu casa un altar para mi devoción.


4. Verdes: Un canto para que te abras a la esperanza. Yo actuare en el favor  de Dios, espera confiado en Dios, Él ya te escucho.

5. Rojas: Es un tiempo de prueba. Ofréceme un sacrificio, recuerda siempre que te amo y no voy a desampararte. Confía en mí y vencerás. 

 
6. Transparentes: Te pido que avances en el camino de la humildad, esta es la senda que te lleva a la liberación. Se humilde y sencillo, y jamás me apartare de ti. En estas actitudes se expresa mi corazón. 

            
7. Aguamarinas o Tornasoles: En el camino por muy tortuoso que sea, te anuncio que en ese camino estaré contigo. 
A mis hijos que han sido agraciados con estos regalos, brotados del amor que les tiene mi Santo Hijo y manifestación amorosísima del Padre, que a todos ama y cobija en su seno, les imparto la bendición en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo Amen. No olviden el Santo Rosario como prueba de amor y devoción. Quien lo hace será bendecido por siempre, él y todos los suyos.

"Nuestro Señor y la Virgen Maria te bendigan y protejan. Bendiciones"

 

E:mail: casitadelavirgensoledad@gmail.com; FACEBOOKCasita de la Virgen de la Medalla Milagrosa
http://www.casitadelavirgendelamedallamilagrosa.org - Dirección:Cr 22 # 40-84 Barrio la Soledad.
Telefono: 3118197299 - Bogotá-Colombia